Comunicado del Movimiento Universitario por el Psicoanálisis

por Jean-Claude Maleval

Por un mail publicado en la lista “Kamel Gana”, el 25 de noviembre del  2009, M. Swendsen anuncia una buena noticia: el psicoanálisis es ahora  soluble en la ciencia. No concibe ninguna dificultad en someterla a “una  evaluación científica rigurosa”. Los expertos del AERES, nombrados por  el Ministerio, resolvieron entonces el difícil problema de saber qué es una ciencia y disponen de criterios para medirlo. ¿Por qué guardan escondido tales descubrimientos quienes hasta ahora resistían a las investigaciones de los mejores epistemólogos? Parecen haber concluido sobre otra dificultad ampliamente debatida: ¿es la ciencia el único modo de conocimiento posible?

Avances tan considerables no pueden permanecer reservados a algunos especialistas: deben ahora llevarlos al conocimiento público.

Se puede esperar que tendrán mas para proponernos que el criterio popperiano de falsabilidad cuya característica poco convincente ha sido varias veces demostrada. Recordemos que ninguna experiencia puede revelarse decisiva para refutar una teoría. Por un lado, porque no es mas que un enunciado determinado quien esta comparado con los hechos, y no la teoría en si misma, ahora bien no se podría evaluar todos los enunciados en relación a la experiencia; por otro lado , mas importante todavía, si los hechos observados no confirman la teoría, la tratativa inicial del científico no es abandonarla, sino completarla con nuevas hipótesis.

Las irregularidades factuales en relación a las tesis centrales de la teoría pueden acumularse, las hipótesis ad hoc se irán agregando hasta que una nueva teoría sea no solamente concebida sino aceptada por la mayoría de los especialistas. La unificación de la ciencia bajo la égida de la epistemología de Popper no ofrecería otra promesa que la de una esterilización metodológica de ciertos campos. “No se puede evitar mucho la conclusión, señala el matemático René Thom (1984), que no hay un único criterio de la cientificidad, cada campo disciplinario elabora sus criterios propios de cientificidad, tomando en cuenta las posibilidades deductivas que se presentan ahí. El criterio popperiano de la falsabilidad puede ser válido para la física (aunque no estoy seguro del todo). Es por parte de los físicos un acto de imperialismo injustificable querer imponerlo a otras disciplinas”. Desde entonces, los epistemólogos los mas pertinentes llegan a una constatación de fracaso: “el problema de la demarcación entre lo que es ciencia y lo que no lo es no está todavía agotado” (Paty, 1982). La ciencia es múltiple. Antes de los recientes descubrimientos del AERES, no existía su definición neutra y objetiva.

Es más, una de las características mayores de las investigaciones científicas del siglo XX reside en la multiplicación de las demostraciones de incompletud. Se conocen los teoremas de Gödel que establecían que existe en aritmética proposiciones a la vez verdaderas e indecidibles.

Pero existen otros agujeros irremediables en las conexiones rigurosas de las letras de la ciencia : la refutación de la hipótesis del continuo por Cohen, el teorema de indecidibilidad de Church, el principio de incertidumbre de Heisenberg, el teorema de la parada de Turing, el teorema de la verdad de Tarski, etc. Pasa a veces que una ficción intenta cubrir la aporía lógica, tal es el caso de la famosa tesis astronómica del big-bang, aunque proviniendo de formalizaciones matemáticas rigurosas, no sabría clausurar la interrogación sobre el origen, ni callar al ingenuo preguntando por lo que precedía a la explosión inicial. Estos agujeros en los enunciados más rigurosos hacen acordar que los saberes científicos son reducciones discursivas de lo real hechas a partir de hipótesis concebidas por un sujeto. Ahora bien, hay una condición necesaria, pero no suficiente para determinar lo que es científico, es que este sujeto no aparezca mas. Cuando los resultados de una experiencia están condicionados por los estados de ánimo de aquel que la hace, tal como en la alquimia o el chamanismo, hay consenso para considerar que no se trata de una ciencia. Fallidos, sueños, delirios, síntomas no pueden encontrar lugar en el discurso de la ciencia: son siempre singulares y no reproductibles en laboratorios.

Una especificidad del psicoanálisis, ignorado por M. Swendsen, reside en que su estudio apunta al sujeto que hace a la ciencia, por este hecho debe rechazarla metódicamente: el sujeto solo vuelve a aparecer en la mediación de agujeros en el saber, centro de su inserción. Querer hacer entrar el psicoanálisis en el discurso de la ciencia equivale a desconocer su especificidad. Releva en otro campo epistemológico y no puede usar sin renegarse de las herramientas propias al método experimental.

Desde entonces, el MUPP saluda y aprueba la iniciativa de los Profesores del CNU sección 16 quienes se rehúsan en participar de los peritajes del AERES, sabiendo que los criterios seleccionados operan de hecho en una pre-evaluación particularmente inequitativa para el psicoanálisis y la psicología clínica. Hay que recordar que el método clínico no es el método experimental y que nada justifica epistemológicamente querer subordinar la primera a la segunda.

El MUPP pide a los psicólogos clínicos universitarios no participar más en los peritajes del AERES –sabiendo que en su modo actual solo pueden conducir a la desaparición de sus formaciones.

Únicamente la propuesta de escisión del CNU sección 16, propuesta por el Sindicato Nacional de Psicólogos podría permitir salir de una situación nociva que alimenta desde décadas tensiones entre psicólogos que inervienen en la universidad.

Jean-Claude Maleval
Journal des Journées Nº 65
3 de diciembre de 2009

Traducción: Sophie Battistini-Caussil

Anuncios

Una respuesta a “Comunicado del Movimiento Universitario por el Psicoanálisis


  1. La idea de cientificidad es la de contrastabilidad.
    Es bastante difícil salir de allí dentro de las decisiones precipitadas por un criterio de economía política (como el que gobierna hoy Francia y el núcleo duro europeo) de ajuste fiscal , desregulación laboral , lucha contra el terrorismo, y la perla conceptual : la “competitividad”.
    Los recortes del universo ( fantasmas científicos) y los consensos políticos para tales ( como por ejemplo las mediciones temporales por naciones ) se contradicen permanentemente pero aún así persisten y con más fuerza dada la mezcla de cristianismo de mercado vigente.
    La Convergencia Europea ó Proceso de Bolonia ha sido absolutamente ineficaz a la hora de prevenir el Gran Crack 2008.

    Así por ejemplo Islandia es el país con mayor cantidad de graduados universitarios del mundo (66 % ) y fué el primero en sentir el impacto del gran crack 2008.


    Desde Argentina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s