El análisis visto desde la perspectiva del algoritmo de la Transferencia

(Del Seminario “Donc” de JA Miller)

por Xavier Esqué

 

El algoritmo de la transferencia es una transformación del algoritmo de Saussure aplicado al psicoanálisis. Éste último divide al signo entre significado y significante (S/s) y muestra la disimetría entre ambos. Lacan considera que la disciplina lingüística es una ciencia y que su campo científico fue abierto por esta fórmula.

¿Qué es un algoritmo? ¿Cuál es su concepto? Un algoritmo es un matema que define un procedimiento automático, que debe funcionar solo, a ciegas y sin equívoco. De todas formas, Miller aclara que para Lacan las matemáticas y la lógica eran meros accesorios.

Ahora bien, el psicoanálisis ¿qué transmite a través de este algoritmo? Transmite que el sujeto barrado que se presta a la experiencia analítica llega a un nuevo  estado al final de la misma. Desde este punto de vista, el sujeto barrado es el mensaje que se transforma en el psicoanálisis.

La cuestión es, dice Miller, si este sujeto barrado es computable, es decir, si hay un principio de detención de la operación.

Lo que está claro que no hay es un algoritmo del curso de un análisis, pero sí que en Lacan hay un algoritmo del pase, aquel que haría de un analizante un analista. La transformación  de este algoritmo inicial (S/s) consiste en articular al significante gran S  un significante cualquiera y, por otra parte, por lo que respecta al significado, darle un valor de saber mediante una serie significante que da una significación supuesta.

S ———————— > Sq / s (S1, S2 …… Sn)

Este algoritmo es equivalente al agalma del Banquete de Platón. Pero en él no sólo está en juego la articulación significante sino el objeto, es decir, la relación del significante con el goce.

Con este algoritmo existe entonces una hiancia entre la forma de hablar que tenemos al inicio de un análisis (hablamos en términos significante/significado) y la forma en que hablamos de él al final (hablamos en términos de castración, de objeto, de fantasma). Es decir, que en el pasaje del desciframiento al goce lo que se descubre es que hay un modo de gozar del inconsciente.

Por otro lado, hay dos modalidades de tratamiento del significante y el goce: la del fantasma y la de la pulsión. El fantasma habla, la pulsión permanece en silencio.

El algoritmo de la transferencia y el concepto de pase es la resolución en acto del problema. Es la conversión en acto del sentido al goce, de la articulación entre el inconsciente y la libido.

 

Distintas teorías del final de análisis y el pase

La primera teoría del final de análisis es la asunción del ser para la muerte, es decir, la asunción del significante amo de la muerte.

La segunda teoría, es la desidentificación fálica.

No es hasta la tercera teoría que se puede hablar propiamente del pase (proposición del pase 67, después del seminario de la lógica del fantasma). Aquí el final de análisis ya no es en términos de muerte y desidentificación, sino es la identificación del sujeto barrado con el goce. Es esa identificación que abre la vía propiamente dicha del pase. No es tanto una desidentificación lo que está en juego sino un reconocimiento , reconocerse en el resto de goce ( consentir al “tú eres eso” que es reconocimiento del ser de goce). Para ello es necesario el atravesamiento del fantasma. Es decir, atravesar la exasperación de la falta en ser, atravesar la identificación última al deseo. Este atravesamiento precisa del deseo del analista porque el deseo del sujeto barrado se sostiene del desconocimiento de la pulsión (este goce ignorado es lo que llamamos fantasma).

El deseo del analista es el de conducir al analizante al camino que le llevará a encontrar el des-ser del analista. El final de análisis en tanto que pase no es posible si el analista no quiere su propio des-ser. Hay algo de abnegación en ello, que incluso puede hacer pensar en una posición masoquista y Lacan se interroga  varias veces sobre este punto. Lo que salva al analista de la posición masoquista es que no goza de ello. En consecuencia,  para hacer el pase hacen falta dos.

En relación al programa de la cura, tenemos, por una parte, el descubrimiento de lo imposible en el deseo (-fi) y, por otra, el conocer lo que es posible de la pulsión y de la satisfacción (a). Precisamente, es esto lo que justifica el pase, que el sujeto barrado haga del acceso que él tiene a su resto de goce, su asunto (su affaire). No es en el análisis en estricto sensu que esto se puede hacer. Este paso fundamental solo se puede hacer en el pase y ¿qué significa que haga del resto de goce su asunto, su affaire? Sino que haga de ello su sinthome.

 

(Resumen de la exposición en el Laboratorio, sesión del 12 de noviembre de 2010)

 

Anuncios

Una respuesta a “El análisis visto desde la perspectiva del algoritmo de la Transferencia

  1. Mi psicoanalista me dijo una vez que hube admitido la idea de mi futura muerte, o como dice el artículo, hice de la muerte el significante amo:
    _Nadie te dijo que lograrías la inmortalidad con el análisis.

    Vicent.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s