Presentación

El psicoanálisis ha recibido desde su nacimiento múltiples críticas por no cumplir criterios científicos que una tradición positivista y reduccionista ha impuesto a la ciencia como una evidencia incuestionable. Sin embargo, el propio psicoanálisis freudiano es hijo de la ciencia de su tiempo, de una ciencia que partió de un campo epistemológico distinto al método experimental y que hizo de la experiencia del sujeto, irrepetible y singular, su fundamento. En esta perspectiva, puede leerse la frase de la contratapa de los Escritos de Jacques Lacan: “La epistemología siempre estará aquí en falta si no parte de una reforma que es subversión del sujeto”, frase que inaugura un debate del psicoanálisis con los criterios científicos de su época.

Hay una tradición epistemológica, demasiado ignorada hoy por los templos universitarios y académicos, que tiene al sujeto de la experiencia analítica como una referencia insoslayable. Cómo no evocar aquí al Cercle d’Épistémologie de l’École Normale Superieure, que publicó en el primer número de susCahiers pour l’Analyse, dirigidos por Jacques-Alain Miller, la primera edición del famoso texto de Jacques Lacan “La ciencia y la verdad”. Fue un núcleo fundante de lo que hoy conocemos como el Campo Freudiano. Los nombres que aparecían en sus páginas como referencias – Gaston Bachelard, Georges Canguilhem, Michel Foucault… – siguen siendo de un valor inestimable para nuestro debate.

Pero hoy es con criterios de una falsa ciencia, sostenida en la ideología de la evaluación, en el uso indiscriminado de la estadística y en los argumentos de la “evidencia objetiva”, que se quiere desterrar al psicoanálisis de la Universidad y del ámbito científico. Si Jacques Lacan pudo afirmar que “el psicoanálisis no es una ciencia” no fue para situarla en compañía de las “pseudociencias” sino para sostener a la vez que el sujeto del psicoanálisis es el mismo sujeto de la ciencia.

Desde entonces, el debate entre psicoanálisis y ciencia sólo está iniciado pero nunca concluido. Y es un debate político, clínico y epistémico que supone finalmente una elección de civilización. La respuesta radical impulsada los últimos años por Jacques-Alain Miller en la opinión pública francesa, con el movimiento de los Forums, contra los ataques al psicoanálisis por parte de las TCC, ha puesto de manifiesto que la batalla que el psicoanálisis debe librar se juega también en el frente de una argumentación epistemológica que sostenga la especificidad de la experiencia psicoanalítica irreductible a los criterios de la supuesta objetividad científica.

Es en esta perspectiva que la Universidad Jacques Lacan, recientemente creada por Jacques-Alain Miller, iniciará próximamente una actividad de investigación en Barcelona con un Laboratorio sobre “Criterios Científicos y Psicoanálisis”, con el objetivo de elaborar las respuestas necesarias al avance del “océano de falsa ciencia” que inunda parte del pensamiento contemporáneo.

Este Laboratorio está coordinado por Miquel Bassols, con Guy Briole y Vicente Palomera como asesores.

Una reunión de trabajo de la Universidad Jacques Lacan, que tendrá lugar en el mes de Septiembre de 2010 en la ciudad de Lyon, será un primer lugar en el que el Laboratorio expondrá el estado de su trabajo y de sus investigaciones.

Miquel Bassols
Coordinación

Barcelona, 15 de Diciembre  de 2009

Anuncios